Pinterest • The world’s catalogue of ideas

Explore Ps, Give Thanks and more!

Señor Dios dueño del tiempo y de la eternidad tuyo es el hoy y el mañana el pasado y el futuro. Mirando atrás quiero darte gracias por todo aquello que recibí de ti. Gracias por la vida y el amor por las flores el aire y el sol por la alegría y el dolor por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser. Te ofrezco cuanto hice con mis esfuerzo el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir. Te presento a las personas que he llegado a amar…

Estás en el momento más imperfecto de tu vida. Deja que suceda! Estás llorando. Deja que se moje tu rostro y tus ojos se vuelvan dos cristales serán la ventana más limpia de tu alma. Estás temiendo. Deja que el temor te guíe te muestre y te haga ver la luz. Estás en el fondo. Disfruta ese lugar vacío y sin ruido tal vez te permita escuchar la música de tu corazón. Estás en soledad. Deja que la soledad te acompañe te abrace y se convierta en una linda amistad. Estás en desamor. Déjate sentir…

Que nadie haya sido tan afortunado de darse cuenta la mina de oro que tú eres no significa que brilles menos. Que nadie haya sido lo suficientemente inteligente para darse cuenta que mereces estar en la cima no te detiene para lograrlo. Que nadie se haya presentado aún para compartir tu vida no significa que ese día esté lejos. Que nadie haya venido a alejar la soledad con su amor no significa que debas conformarte con lo que sea. Que aún no hayas recogido las mejores cosas de la vida no…

Aquí dejo todo lo que me hace daño. Es tiempo de ser más fluida con la gente conmigo mismo/a. Es momento de dejar ir. De permitir que el viento me despeine y me sacuda; que se lleve el resentimiento que mi alma perdone deudas y deudores. Es tiempo de que me perdone a mí misma; ya me regañé bastante. Fueron muchas las piedras que yo misma puse en mi camino; los puentes dinamitados. Como autocastigo ya estuvo bien; elijo el camino de la aceptación. Acepto y entiendo que merezco empezar de…

Mis pensamientos vuelan y respondo: La edad en que se olvidan los rencores. La edad en que se perdonan los errores. La edad en que lo más mínimo tiene importancia y en que lo que más importa pasa y puede esperar un poco. La edad propia para amar con las ansias guardadas. La edad de perdonar y pedir que me perdonen. La edad en que veo a mis hijos crecer y hacer su vida. La edad en que las lágrimas afloran dulcemente y rápidamente por mis mejillas. La edad en que la sonrisa brota de mis labios…